Aunque sea una cuestión sin importancia para muchos, lo cierto es que las empuñaduras de pádel sí tienen su influencia. Hablamos de la manera en la que agarras la pala mientras estás jugando a este deporte.

Elegir una u otra según ese elemento, protagonista de este texto, tiene su miga. Porque las empuñaduras favorecen algunos aspectos que mejoran tu juego y también evitan posibles lesiones. La potencia, la velocidad, los tipos de golpes y efectos e incluso otros factores determinados se ven influenciados. Por eso, la clave está en que sepas más acerca de este tema que atañe a las mejores palas de pádel de control.

Tipos y usos de las empuñaduras de pádel

Tu agarre de la pala debe ajustarse a tu nivel como jugador de pádel, si eres principiante o experimentado, o si quieres cambiar tu juego. Realmente es un aspecto técnico de relevancia. En cualquier caso, evita siempre coger la pala demasiado arriba. Este es un error que suelen cometer muchas personas que comienzan a practicar este deporte.

¿Sabes qué tipos de empuñaduras de pádel existen, en general, y qué usos tienen cada una? Si quieres golpes cortados desde el fondo de la pista, apuesta por las empuñaduras abiertas, mientras que si tu intención es un golpe más picado, elige las empuñaduras cerradas. Eso sí, todavía hay más.

Empuñaduras de pádel: ¿cuál escoger?
Empuñaduras de pádel: ¿cuál escoger?

Continental o de martillo

Te aconsejamos utilizar esta empuñadura si eres un novato en esto del pádel. Es la más tradicional que existe y varía según el golpeo que quieras lograr. No es lo mismo un revés, una volea o una bandeja.

Sin embargo, este agarre de martillo se denomina así porque debes coger la pala como si fuese dicha herramienta. Con tu mano ya en el cordón de seguridad, pon tus dedos pulgar e índice entre la raqueta para deslizar después hasta tu puño. Cierra la mano y listo. Así es esta empuñadura continental.

Del revés y a dos manos 

Este tipo de empuñadura es muy revelador ya en su nombre. Como puedes imaginarte, sirve para golpear un revés similar al del tenis. Para ello, debes girar la pala y situarla en paralelo al suelo, pero en una posición más baja que alta, estilo cuchara, solo con una mano. Otra alternativa es utilizar directamente las dos manos para unos golpeos que van a mandar la pelota en una trayectoria descendente. 

Empuñadura de pádel este 

Dirigida a profesionales del pádel algo más curtidos, que van progresando en sus partidos, esta empuñadura es interesante. Consiste en coger la raqueta por el mango pero de forma que tu mano cubra toda esta parte. Esto proporciona un cómodo y completo agarre. A la hora de golpear, consigues potencia en el drive de derecha plano o también en el liftado. En caso de que seas zurdo, debes optar por la empuñadura oeste, aunque no es nada común. 

Pala de pádel Australiana 

Similar a la primera descrita, este tipo cuenta con una pequeña variación respecto a la continental. Y es que tu mano queda girada un poco hacia la derecha, algo que compromete más tu muñeca. La pala de pádel queda de forma perpendicular al suelo. Sin embargo, la ventaja que obtienes es la mayor potencia de golpeo. 

Otras empuñaduras de pádel para jugar con palas de pádel profesionales son menos comunes como la semioeste o la western. Pero siempre puedes probar por si acaso te funcionan bien a ti, ya que en cada jugador es distinto.

En definitiva, ahora ya conoces mejor este tema de la empuñadura de pádel. Para saber así por cuál optar según tu nivel, tus preferencias de golpeos y las exigencias de tus rivales. Aprende practicando con palas de pádel de control.

Shooter Padel

Descubre las mejores noticias sobre el mundo del padel, reviews de palas de padel Shooter, consejos sobre tu equipamiento de padel,...todo redactado por los mejores expertos en el sector del padel.

Deja una respuesta