Cuando comenzamos a hacer pádel hay unos primeros golpes que tienes que aprender para mejorar tu técnica, y estos son aquellos en los que tras botar en el suelo la pelota, rebota después en la pared. Estamos hablando, sobre todo, de la salida de pared derecha y de la salida de pared del revés, pues mejorar en este deporte no depende solo de contar con las mejores palas de pádel. ¿Conoces la diferencia entre una salida y otra?

Salida de pared derecha: diferencias con la de pared del revés
Salida de pared derecha: diferencias con la de pared del revés

Salida de pared de derecha

Las palas de pádel profesionales son más duras y te aportarán una mayor durabilidad, así como mejores prestaciones. Si haces este deporte con frecuencia, no importa que seas principiante, pueden ser útiles para ti. Esta primera salida, la de pared de derecha, es un golpe que tendrás que ejecutar de forma habitual en pádel, pues es la forma de salir victorioso cuando un rival te envía una pelota baja, haciéndote más complicada su devolución. Te resultará mucho más sencillo devolver la pelota con un rebote en la pared, que simplemente golpeándola con la técnica más convencional.

Sus distintas fases

La salida de pared por la derecha tiene distintas fases. En primer lugar, tienes que estar en posición de espera, esto es, tener tus hombros y tus pies alineados. También, tienes que estar armado, girando los hombros y en este caso, teniendo el hombro izquierdo en dirección hacia la pelota. Esta fase es en la que realizas la aproximación o la toma de distancia. Después, viene el impacto y la terminación. El impacto es el golpe a la altura de la cintura, y una buena opción puede ser hacerlo con palas de pádel de potencia, y en la terminación, el movimiento debe acabar con la pala a la altura del hombro contrario.

Salida de pared del revés

La salida de pared del revés es muy parecida al golpe habitual del revé, solo que como su nombre indica, hay un rebote en la pared. La lateralización de la bola dependerá del ángulo del que salga, por lo que puedes ayudarte con palas de pádel de control para así, mejorar tu técnica.

Sus distintas fases

Lo primero, es la preparación, que está directamente relacionada con la postura. Tu posición debe ser aquella en la que, tras botar la pelota en la pared, estés por delante de tu cadera derecha. Además, tus hombros deben estar perpendiculares a dicha trayectoria, de modo que estén casi paralelamente a la pared lateral. A continuación, el impacto es similar al de un golpe del revés, por delante de la cadera derecha, más o menos a un palmo, y siempre a la altura de la cintura.

La terminación no tiene diferencia alguna con el golpe del revés tradicional. La mano con la que sujetas la pala se encontrará a la altura de tu pecho y al mismo tiempo, el brazo contrario se llevará hacia atrás, lo cual impedirá que acabes perdiendo el equilibrio. Las palas de pádel afectan también a la terminación, por lo que debes elegir la que sea óptima para ti teniendo en cuenta los distintos tipos de técnicas que se utilizan.

En definitiva, la salida de pared derecha y la salida de pared del revés tienen diferencias entre sí, si bien ambos movimientos son similares a sus respectivos convencionales sin golpe de pared. Es importante que mantengas la posición y que elijas la pala de pádel adecuado, de acuerdo, a su vez, con la frecuencia con la que juegues, no únicamente con tu nivel. Los dos golpes mencionados, igualmente, son de los primeros que tienes que perfeccionar cuando comienzas la práctica de este deporte, que cada vez está más en extensión.

Shooter Padel

Descubre las mejores noticias sobre el mundo del padel, reviews de palas de padel Shooter, consejos sobre tu equipamiento de padel,...todo redactado por los mejores expertos en el sector del padel.

Deja una respuesta